Jorge Limón

27 mayo, 2016

LA ENERGÍA COMO ALIMENTO – ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA

En la ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA, la energía es un concepto fundamental. Para entender bien el concepto de energía, debemos recurrir a los antiguos orientales. El ki japones, el chi chino, el prana hindu, eran conceptos que se referían a una misma cosa. Buscando palabras occidentales: ‘energía vital’, la manifestación espiritual de todo lo que existe.

Ellos no hacían distinción entre la materia o la no materia. El cuerpo no es más que una manifestación más densa de la misma energía de la que están hechas las emociones o los pensamientos, la física cuántica moderna va en esta linea.

HITO es una palabra japonesa que designa al ser humano como ‘fantasma de fuego’. Ya conocían los antiguos orientales que el hombre alberga en su interior todas las posibilidades para desarrollar todo su potencial posible, o simplemente podemos quedarnos en una vida mediocre como “fantasmas” de lo que podríamos llegar a ser.

Hay tres formas de generar y controlar la energía:

Alimentación consciente e integral.

Ejercicio diario armonioso.

Actuar desde el corazón.

La combinación, constancia y práctica de estas tres reglas nos proporcionarán un cuerpo joven, una mente serena y un corazón pacifico. Desde ese estado todas las posibilidades serán una realidad para nosotros.

 

EL CAMBIO A UNA ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA

Cuando uno empieza a comer de esta forma, empieza a pensar, sentir y vivir de otra manera. Al principio el cambio pasa desapercibido, pero a medida que el nuevo alimento va cambiando la calidad de nuestra sangre, limpiando nuestros tejidos, y regenerando nuestras células, algo poco a poco va transformando también lo que hemos sido hasta entonces.

El alimento vivo procedente de la naturaleza, con toda su energía vital, empieza a pasarnos una información desconocida para nosotros hasta entonces. Esa información nos habla del derecho de todo ser humano a una vida plena, a una vida sin dolor ni enfermedades, y mucho más que eso, a una vida superior y en conexión con lo más profundo y cercano a nosotros, nuestra verdadera naturaleza, nuestro verdadero ser.

Los alimentos, como todo lo que existe en la naturaleza, tienen una misión y ésta va más allá de solo servir como sustento. Son un código. Contienen una información que impregnará cada célula de nuestro cuerpo.

La comida diaria tiene influencia sobre nuestras emociones, sobre las ideas en nuestra mente y por descontado, sobre nuestro cuerpo físico. Imaginad poder tener acceso a esa información, poder utilizar ese conocimiento no solo para regenerar nuestro organismo, sino también para cambiar actitudes emocionales y mentales.

Existen poblaciones en el planeta (como los Unza), donde no hay delincuencia, y una de las herramientas que utilizan es una alimentación acorde a nuestra verdadera naturaleza, la alimentación propia de la especie humana.

Ya se sabe desde hace mucho tiempo cual es la mejor alimentación para el ser humano, cada especie tiene su alimentación propia, el animal carnívoro tiene un sistema digestivo apropiado para asimilar la carne, con una dentadura provista de incisivos y caninos para cortar y desgarrar y un tubo digestivo corto para digerir con rapidez y evitar putrefacciones. Con los animales herbívoros ocurre justo lo contrario.

El hombre es mas vegetariano que carnívoro, pero puede, si así lo quiere, comer productos animales.  Esto debería ser algo puntual en nuestra alimentación diaria.

Es conocido por la ciencia alimentaria que el abuso de estos productos y el desuso de cereales integrales y verduras frescas son hoy en día una de las causas de la proliferación de enfermedades tan graves como el cáncer.

Hay que recuperar la comida lenta, frente a la comida rápida.

La masticación, frente a tragar y engullir.

Lo integral lleno de vida, frente a lo refinado y muerto.

El agradecimiento por lo recibido, frente a la exigencia por todo.

La alegria de estar vivos, frente a la queja constante.

La ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA engloba un campo extraordinariamente amplio de investigación, en el futuro inmediato cuando se hable de alimentos, no solo nos estaremos refiriendo a la comida física, sino también a todo lo que anima el corazón del hombre, emociones, pensamientos, movimientos. Todo tiene su importancia, todo nos afecta, alargando o acortando nuestras vidas.

Recuerda que nos comemos todo lo que entra en contacto con nosotros, todo son alimentos. Así pues, la nutrición holística nos muestra la esencia energética del alimento y como debemos tratarlo, comerlo e incluso cambiar su naturaleza a través de técnicas culinarias y energéticas.

La comida diaria de 3 a 5 veces al día con alimentos bien combinados, llenos de vida y adecuadamente cocinados, es una de las herramientas más poderosas para conseguir aquello que deseemos en la vida.

 

JORGE LIMÓN

DIRECTOR DEL INSTITUTO MACROBIÓTICO DE ANDALUCÍA

Quizás también te interese leer…

Cómo hacer la transición

Cómo hacer la transición

Cambiar nuestros hábitos alimentarios, puede crear al principio confusión y desánimo, especialmente ante la cantidad de publicidad de productos que se pueden encontrar en el mercado.  Es muy fácil decidir un cambio mental e intelectual porque podemos intuir sus...

El lado amargo del azúcar

El lado amargo del azúcar

Desde hace algunas décadas es uno de los problemas más difíciles de resolver para médicos y naturópatas, encontrar algún tipo de endulzante de bajo riesgo para la salud de las personas. El azúcar extraído de la caña parece tener su origen en la India. Las primeras...

EL CAMBIO A UNA ALIMENTACIÓN REAL

Cuando uno empieza a comer poniendo la conciencia en cada plato, empiezas a pensar, sentir y vivir de otra manera. Al principio el cambio pasa desapercibido, pero a medida que el nuevo alimento va cambiando la calidad de nuestra sangre, limpiando nuestros tejidos, y...