Arroz integral. Es el cereal más equilibrado de todos y de mejor asimilación, tiene las mejores proporciones de nutrientes (hidratos, proteínas, grasas y minerales).Tiene un valor nutricional muy superior al arroz blanco, sobre todo en vitaminas del grupo B y proteínas. Por ser un alimento muy energético y que no deja residuos metabólicos son la base de muchas dietas curativas, da energía, armoniza y regula. Nutre todos los órganos, es especialmente calmante para el cerebro y el sistema nervioso, desde el punto de vista físico beneficia a los pulmones, riñones e intestinos (sobre todo I. grueso), es uno de los mejores alimentos para tratar problemas intestinales.
– Arroz dulce. Graso proteico y nutritivo. Lactancia.
– Mochi. Fortalece y compacta órganos, se usa para órganos caídos, fija placenta.
– Arroz salvaje y negro. bueno para la espalda.

Se le considera el grano de la meditación y el equilibrio, pues es el que más centra la energía en el cuerpo y que mejor predispone a la serenidad mental y el sosiego, por ello es un alimento ideal si queremos hacer un cambio en nuestra vida, nos dará ese plus de energía. Es muy útil en curas de desintoxicación, es un cereal neutro, no es caliente ni frío. Regula el peso.

Tiempo de cocción: Entre 30 y 40 minutos en olla a presión, casi el doble sin presión.
Se puede remojar la noche antes para ablandarlo (40 min hervido), también se puede tostar, lavarlo antes de cocinar. Una parte de arroz por 2 y media de agua.

Trigo. Es un cereal yin, rico en proteínas por lo que refuerza los músculos y la estructura externa. Es también un regenerador del hígado, es de naturaleza fresca por lo que calma la mente y ayuda a relajarse (insomnio, inestabilidad emocional…).El grano no resulta muy digestivo, por lo que generalmente se ha consumido en forma de pan o pastas, pero también puede cocinarse entero como si fuera una legumbre.
Hay muchas variedades de trigo:

– Trigo blando; se utiliza principalmente en la elaboración de panes y pasteles, este pan está muy lejos de parecerse al que venden en las panaderías hecho con harinas blancas y con múltiples aditivos, muchos perjudiciales para la salud. El mejor pan es el elaborado con harina integral, levadura madre (todavía mejor sin levadura), agua y sal y a ser posible ecológica.
No es recomendable comer pan cuando se padecen problemas intestinales o pancreáticos, de hacerlo calentado al vapor es más digestivo.
– Trigo duro; De donde se extrae la sémola, el cuscus, la pasta.
– Bulgur; popular de Turquía, no es una variedad de trigo, se trata de trigo germinado, pre cocido y troceado.
– Kamut; es un trigo no hibridado, puro, mucho menos alergénico que el trigo normal.

Tiempo de cocción: Se cuece en 2 horas, o 1 hora si se ha remojado durante 24 horas. Una parte de trigo por 3 de agua. El trigo Kamuk es más blando y se puede cocinar como el arroz.

Trigo sarraceno o alforfón. Tiene más proteína que ninguno, no es botánicamente un cereal, pero se considera como tal, es un alimento básico en países muy fríos, energía fuerte, calorífica, es muy yan, alivia el cansancio de fondo, ya que actúa sobre los riñones, En forma de pasta se llama soba. Es bueno para riñones, vejiga, circulación (colesterol, cardiovascular), antiinflamatorio, anemia, para sacar líquidos del cuerpo (edemas, retención…), antídoto contra radiaciones.

Tiempo de cocción: Se cuece entre 15 y 20 minutos. Dos partes de agua por una de cereal, si queremos que nos quede suelto es mejor tostarlo previamente en la sartén, solo el cereal, sin aceite

Mijo. Es un cereal yan, aunque no tanto como el trigo sarraceno, es el más alcalinizante de los cereales. Es excelente para tratar problemas de bazo, páncreas y estómago, particularmente la diabetes, seca la humedad y adelgaza, aumenta la fuerza digestiva y mental. También es bueno para la hipoglucemia, da vitalidad y calor al cuerpo. Muy rico en proteínas, minerales (especialmente magnesio y hierro) y lecitina, contiene acido silícico (bueno para piel, uñas y pelo). No contiene gluten. Es muy beneficioso consumirlo a finales de verano y otoño.

Tiempo de cocción: Se cuece entre 20 y 30 minutos, no necesita remojo. Se cocina 3 partes de agua por 1 de cereal, hay que lavarlo antes de cocinarlo.

Cebada. Es uno de los cereales más antiguos, era la alimentación básica en el Egipto de los faraones, la antigua Grecia y tierra santa. Hipócrates recomendaba la sopa de cebada para restablecer la salud y la vitalidad. La cebada es buena para disolver los excesos de las proteínas y grasas de los alimentos animales y para aclarar las manchas cutáneas. Es beneficioso para el hígado y la vesícula, beneficiando a las personas que deseen perder peso o necesiten disolver quistes o cálculos. Por sí sola es un tanto insulsa, pero es rica en sopas, junto con arroz y en estofados de verduras o legumbres. Si se tuesta hasta dorarse y después se hierve durante algunos minutos obtenemos una bebida de cebada excelente para refrescar, la malta, es la cebada muy tostada y partida puede que ser un buen sustituto del café.

Tiempo de cocción: Se cocina igual que el arroz.

Avena. El cereal que tiene más grasa y nos proporciona más calor, muy energético, ideal para personas que necesiten coger peso, también para deportistas, bueno para bebes y madres que amamantan. Se suele tomar sobre todo en otoño e invierno, ya que nos ayuda a soportar el frio, rico en proteínas, su fibra es muy útil para rebajar el colesterol. Las personas con tendencia a producir mucosidades no deberían tomarla, es ligeramente laxante. En caso de tomarla asiduamente añadirle un poco de sal pues es acidificante y la sal la neutraliza.

Tiempo de cocción: Se cocina en una hora, una parte de avena por 3 de agua. Se echa a remojar la noche anterior.

Centeno. Al igual que el trigo, rara vez se consume en forma integral, sino en forma de pan, pan germinado, pasta, galletas…. Es muy bueno para calentarnos en invierno, limpia arterias y depura el hígado. Es secante, disminuye la humedad del cuerpo.

Tiempo de cocción: igual que el trigo.

Maíz. Es el cereal más ligero de todos, favorece al corazón, intestino delgado, sistema circulatorio, neutraliza la acidez de estómago. Es el más yin, Ideal para tomar en verano en forma de polenta, pan, palomitas, copos, cocido o mazorcas. No tiene gluten.

Tiempo de cocción: Se cuece entre 15 y 20 minutos. Una parte de polenta por 4 de agua, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos pegue.

Quínoa. No es botánicamente un cereal, aunque tiene unas características semejantes. No contiene gluten, tiene lisina, sus proteínas tienen todos los aminoácidos esenciales, cosa que no ocurre con los otros cereales, lo mismo ocurre con los minerales especialmente hierro y calcio, y tiene muy poca grasa.

Tiempo de cocción: Se cuece entre 15 y 20 minutos. No necesita remojo. Una parte de cereal y 2 de agua

Entre los alimentos procesados derivados de los cereales tenemos:

-Cuscús, derivados del trigo.  -Pastas, derivadas de cualquier cereal
-Polenta, derivados del maíz.  -Bulgur, derivados del trigo
-Sémolas, derivadas de cualquier cereal.