CALENTANDO Y NUTRIENDO EL CUERPO. El invierno es el final de la fase seca y principio de la apertura, de hecho los días se alargan, en esta estación todo se ralentiza, las plantas crecen poco, los arboles permanecen latentes con sus hojas caídas, la energía esta recogida hacia dentro. La naturaleza se presenta con frío, humedad y menos luz. Visiblemente todo se para, pero en el fondo hay una gran actividad, las especies animales, las semillas están preparándose para la germinación primaveral. Donde toda esa energía acumulada se prepara para la explosión de luz y vida que tiene lugar en primavera.

Este elemento representa al riñón, vejiga y aparato reproductor. En invierno necesitamos recogernos, calentar en profundidad el cuerpo, reponer las reservas de grasas y minerales perdidas en los meses de calor y preparar al cuerpo para los meses fríos. Debemos nutrirnos y reforzarnos en profundidad como lo hace la naturaleza en invierno, pero teniendo cuidado de no saturar el cuerpo con alimentos demasiado grasos o saturados, aquí en agua tenemos las sales minerales y a la sal de cocinar en particular, en su justa medida sin abusar, también tenemos las algas y todos aquellos alimentos que nos remineralicen y calienten en profundidad. De esta manera podremos afrontar los meses fríos, sin resfriados o gripes, tampoco faltos de vitalidad o deprimidos, en la cocina crearemos centro con los alimentos de siempre y métodos de cocción que calienten y nos activen a la vez.

Simbolismo de la energía agua: El agua representa la fluidez, el impulso, la dirección y la claridad. El agua es la esencia de la vida y en su aparente quietud alberga el potencial y la fuerza de la que surgen todos los seres. Es el nacimiento y la muerte de la vida.es por ello que está representado en los riñones y en los órganos reproductores, los dos contenedores de la energía vital, sostenedores de nuestra vida y capaces de crear una nueva vida.

ENERGÍA AGUA

  • Dirección: fluctuante, actividad oculta.
  • Sabor: salado.
  • Color: negro, azul marino, en general los tonos oscuros.
  • Propiedades: de acumulación, recogimiento, interiorización.
  • Órganos: riñones, vejiga y aparato reproductor.
  • Sentido: el oído, audición.
  • Frase: “Tengo el impulso necesario para llevar a cabo mis objetivos con dirección y claridad”.
  • Como estamos emocionalmente: nos interiorizamos, nos volvemos más reflexivos y nos apetece menos estar afuera. Si tenemos desequilibrados estos órganos pueden aparecer la falta de voluntad, la tristeza, la timidez, la incapacidad de tomar decisiones, el miedo, la inseguridad, ansiedad, inmovilidad, pereza, estancamiento, incapacidad para dejar fluir y apego a las cosas o personas, la indecisión, fobias, la falta de autoestima. En equilibrio aportan voluntad, sabiendo el sentido y la dirección que queremos tomar en la vida, nos dan coraje, valentía, lucidez para tomar lo que nos conviene y desechar lo que no sirve, confianza en uno mismo, adaptabilidad, vitalidad, autoestima y fuerza.