Expandiendo y refrescando el cuerpo. La época en que las plantas y los animales desarrollan su máximo potencial. El verano evoca una sensación de luz y plenitud, al expandirnos hasta los límites de nuestra capacidad. En verano, el yan es dominante; la luz, el calor, la actividad y la interacción están en alza. El fuego como el verano es expansivo, radiante, efusivo y caliente.

El fuego tendría que ver con esa fase más avanzada de la energía de expansión. En la naturaleza se manifiesta con calor, sequedad, y muchas horas de luz. Pero también marca el crecimiento de la oscuridad, o yin, que alcanzara su cima 6 meses más tarde, en el solsticio de invierno.

Se expresa en el lenguaje de nuestra tierra con el mes de las flores. La vida se manifiesta en toda su plenitud, luz, color y calor, es la estación del crecimiento y maduración de la naturaleza.

Nosotros nos sentimos más abiertos, activos y vivos, estamos más sociables y predispuestos para realizar actividades al aire libre, es el punto más alto de…