Generalmente la mayoría de las personas solemos hacer un desayuno desequilibrado energéticamente que suele consistir en café, té, bollería o cacao, con azúcar (muy yin), y tostadas con manteca, fiambre, patés (muy yan).

El dulce en exceso produce dispersión, desconcentra, relaja, enfría.
El salado en exceso produce excitación, rigidez, tensión, contracción.

Por lo tanto, dependiendo del trabajo, estudios, etc. Que tengamos que realizar a primera hora nos interesara una energía u otra, lo ideal es un desayuno equilibrado con…