Desde hace algunas décadas es uno de los problemas más difíciles de resolver para médicos y naturópatas, encontrar algún tipo de endulzante de bajo riesgo para la salud de las personas.

El azúcar extraído de la caña parece tener su origen en la India. Las primeras referencias históricas del azúcar, en el año 4.500 antes de Cristo, así nos lo demuestran. Mucho tiempo después, hacia el año 510 a.C., el azúcar llega hasta Persia donde los soldados del Rey Darío fascinados por su dulzor la denominaban “esa caña que da miel sin necesidad de abejas”, en estas culturas su uso estaba reservado para la corte y clases privilegiadas. La “cultura del azúcar blanco” sé inicio a mitad del siglo XIX, con el desarrollo industrial de los métodos para la extracción del azúcar de caña y remolacha, pasando de ser un comestible “privativo” de las clases dirigentes, en un comestible popular y al alcance de cualquiera, en un verdadero “opio de masas”.

El azúcar industrial es una sustancia química de laboratorio que puede ser obtenido a partir de la caña de azúcar o de la remolacha y su único componente químico es la sacarosa, compuesta por moléculas de glucosa condensadas con fructosa. En el proceso de extracción de la sacarosa, se priva a la remolacha o a la caña de la fibra, vitaminas, minerales y oligoelementos, convirtiéndolo en un producto desvitalizador para el organismo.
Hoy en día, el azúcar está presente en gran cantidad de alimentos, tanto en forma descubierta como dulces o postres, como en forma encubierta en conservas, pan, salsas, cereales de desayuno (en muchos casos más del 50% es azúcar refinada), etc. Muchas personas consumen cantidades excesivas de azúcar sin ser conscientes de ello y lo peor de todo, desconociendo por completo su peligro.

Desventajas del azúcar:

  • Provoca un brusco aumento de los niveles de glucosa en sangre.
  • Deficiencia de vitaminas y minerales, sobre todo del grupo B y calcio.
  • Debilitamiento de los huesos. Aparición de caries. Desmineralizante.
  • Lesiones arteriales.
  • Fuerte carácter oxidante. Perjudica la flora intestinal.
  • Elevación del colesterol y los lípidos en sangre con el consiguiente aumento de enfermedades coronarias y principal responsable de la obesidad.
  • Por crear un medio altamente acido, Favorece la aparición de infecciones como la candidiasis.
  • Disminución del número de glóbulos blancos, lo cual merma nuestro sistema inmunitario.
  • Provoca hiperacidez estomacal.
  • Bloquea el metabolismo del Magnesio.
  • Crea expansión en los intestinos, disminuyendo el efecto barrera y propiciando que sustancias no deseables pasen a sangre, siendo la causa de infecciones.

Problemas psicológicos:

  • Perjuicio del sistema nervioso lo cual produce alteraciones en los estados de ánimo. Nerviosismo, miedo, emociones incontroladas, falta de memoria, falta de concentración…
  • Altera el comportamiento y el aprendizaje de los jóvenes, disminuyendo el rendimiento escolar.

¿Cómo endulzar sin azúcar?

Antes que nada diferenciar entre el azúcar refinado, y los azúcares presentes en los alimentos, para nuestro organismo no es lo mismo comer sacarosa pura o cualquier otro azúcar puro, que consumir un alimento que contenga azúcares de forma natural.

-Consumir cereales integrales diariamente, verduras dulces como calabaza, cebolla y zanahoria.

-Si queremos más dulce utilizar frutas secas, como uvas pasas, orejones o frutas.

-Usar las melazas de cereales o el amasake sin abusar. Su dulzor se detecta, en la medida que se deja de tomar el agresivo dulce del azúcar industrial.

El dulce es el sabor más tónico y nutritivo, necesario para la salud, o sea debemos tomar cosas dulces pero de buena calidad. El problema de los endulzantes refinados es que son tan artificiales y extremos que pasan de ser nutritivos a ser perniciosos para la salud de las personas.