La elaboración de conservas caseras es sin duda una de las opciones más prácticas dentro o fuera de la macrobiótica, sobre todo para las personas que tienen poco tiempo para dedicárselo a la cocina o comen fuera de casa, y también para aquellas que tienen que viajar o ir de excursión, etc.

Cuando elaboramos nosotros mismos las conservas, estamos evitando todas las sustancias químicas (conservantes, antioxidantes, colorantes, azucares, emulgentes, etc…), que añaden a las conservas y restan valor nutricional y energético al alimento.

Las conservas nos duraran meses e incluso años, pero es mejor consumirlas en días o semanas, si queremos aprovechar su valor energético. Hoy en día venden en el mercado ollas y botes preparados para hacer conservas, que nos facilitaran mucho las cosas, pero si no queremos adquirirlos nos harán falta los siguientes objetos; 1 olla grande, algunos botes con sus tapas herméticas, y algo de peso o que nos fije los botes en la olla.

Se llenan los botes con cereales, legumbres, verduras, fruta o algas. Se depositan dentro de la olla, se les pone peso encima y se llena de agua, se enciende el fuego y una vez que rompe a hervir se regula el fuego para que este siempre en ebullición.

Lo primero es saber que cada alimento tiene su tiempo de cocción:
Legumbres 3 horas: los garbanzos y judías, se ponen a remojar la noche antes, se meten en el bote con 2 dedos de agua, los azuki x 2 de agua, lentejas x 2 de agua.
Cereales 3 horas: 1 parte de arroz x 1’5 de agua, mijo x 3 de agua, (avena, centeno, trigo, etc… x 2’5 de agua), se le puede poner un poco de sal o tamari en el bote.
Las algas 1’5 horas: se ponen ¾ de algas en el bote x ¼ de agua. Cualquier alga.
Verduras de 1’5 a media hora: sopa de cebolla, se saltean con sal y aceite, 15min, y la echamos en el bote 1’5 h. zanahoria rallada con un poco de ume mezclada, sin agua ½ hora.
Fruta; media hora: manzanas, peras, cualquier fruta (solo con el agua propia del azúcar), o fruta seca, sin agua.

Cuando se apaga el fuego, se deja enfriar por completo, antes de sacar los botes. Se guardan en un lugar fresco y seco.