En realidad, el proceso de la digestión empieza en el cerebro el cual envía la orden de puesta en marcha al estómago en el mismo instante en que la vista o el olfato son estimulados e incluso cuando se produce cualquier pensamiento referente a la comida.

Nuestro cuerpo necesita una serie de nutrientes básicos para su correcto funcionamiento: proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, estas sustancias nutritivas están integradas en los diferentes alimentos que nos brinda la naturaleza en forma de moléculas complejas. La misión fundamental de la digestión es descomponer esas moléculas en unidades más sencillas para que el cuerpo las pueda metabolizar y utilizar en la construcción de sus propias células y tejidos.

Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once metros de longitud. En la boca ya empieza propiamente la digestión. Los dientes trituran los…