Los distintos sabores que utilizamos para elaborar nuestros platos, ejercen una acción estimulante sobre nuestro organismo u órgano en concreto, su conocimiento nos ayudara a conseguir el estado que necesitemos en cada momento.

  • Sabor dulce de los cereales, zanahoria, calabaza, coliflor, brócoli, cebollas, frutas dulces, etc. Equilibra, satisface y relaja sobre todo estómago, bazo, páncreas (verdura de raíz, redonda, fruta, endulzantes naturales). El exceso extremo (azúcar, miel…), nos desequilibra, provoca hiperactividad, y energéticamente dispersa la energía, nos descentra.
  • Sabor picante equilibra pulmón e intestino grueso, se…